Ultimas Noticias

Editorial

 Ética y Valores

 Quiero comenzar diciendo lo obvio. No todas las personas que se encuentran habitando en este momento en el planeta Tierra se comportan de la misma manera, por lo cual lo que expondré a continuación se refiere a tendencias mayoritarias, aunque por supuesto tampoco se presentan en todas las regiones del mundo, ya que hoy existe un abismo que separa, por un lado, el de los bendecidos por el destino que se benefician de los adelantos de la ciencia, la medicina y la tecnología y, por otro, el de los excluidos, olvidados o ignorados por la suerte, o mejor dicho olvidados por los hombres que tienen en sus manos los destinos de la mayoría en el planeta. En lo referente a la Ley Universal, se exaltan las tres virtudes a que podemos aspirar: LA PRUDENCIA, LA TEMPLANZA y LA FORTALEZA.

            Como el paso del tiempo ha ido alejando tanto estas épocas del presente, se ha agregado una cuarta: la Época contemporánea, cuando se intensificó la tendencia a la modernización. Fue la era de los descubrimientos científicos, el Siglo XIX o siglo de la luces, con el triunfo y desarrollo de fuerzas económicas y sociales que llevaron a la creencia de una cercana victoria sobre la ignorancia y la servidumbre por medio de la ciencia y de las diferentes doctrinas sociales que tenían como finalidad la búsqueda de la felicidad del ser humano y que equivocados o no, y a pesar de que implicaron terribles y devastadoras guerras que marcaron este período, siempre tuvieron como objetivo el bien común, inspirados en la razón y en la validez de los viejos valores éticos y morales,

            Resumiendo, podemos decir que durante la modernidad, el hommo sapiens dio un salto imponente en su evolución cultural cuando se dedicó a buscar las realidades trascendentales del mundo en que habitaba buscando unificar todos los conocimientos que iba adquiriendo, tanto los científicos (lo verdadero de los griegos) como los morales (lo bueno) y los artísticos (lo bello) para conseguir el control de las fuerzas naturales y lograr así el progreso social entronando a “la diosa razón” lo que generó la aparición de grandes utopías, tanto sociales como políticas, económicas, tecnológicas e industriales, entre otros.

                        TECNOLOGÍA y CONSTRUCCIÓN se une a la iniciativa de hacer crecer este rol en pro de la cultura y la educación de las nuevas generaciones, tanto de constructoras en las diferentes especialidades, como a los profesionales quienes respaldan con sus conocimientos y dedicación, el gradual desarrollo de las comunidades.

            Entre más se aplican los valores éticos y morales en la gran industria de la construcción, más se determinará el éxito de la iniciativa emprendida que forjará las bases sólidas que harán posible, a corto, mediano o largo plazo, la consolidación de las metas propuestas.´

Los Editores

Comentario del Editor

 La industria de la construcción es una de las actividades que más contribuyen al desarrollo y crecimiento de la humanidad. Un incremento de los índices de construcción es generalmente un indicador del crecimiento demográfico, el cual demanda más obras y proyectos de infraestructura, vivienda, educación, salud, etc. Este índice se define en el mejoramiento de las condiciones socioeconómicas del país, lo cual se refleja directamente en el crecimiento de nuevas y mejores condiciones de vida de las comunidades o bien, en la renovación de obras existentes, tanto del sector privado como del público, en políticas bien enfocadas para beneficio de sectores de crecimiento que demandan mayores recursos, como es el caso de Costa Rica, con el gradual crecimiento del Sector Construcción y su constante protagonismo en el desarrollo de infraestructuras básicas que fomentan la verdadera riqueza, en bienes y servicios, como elementos básicos de la gran industria turística.

 El crecimiento de la actividad de la construcción obliga a actuar responsablemente y a garantizar que la actividad va a ser desarrollada en forma sostenible. De esta manera, la atención debe enfocarse en tratar que todo proyecto de construcción se desarrolle en base en parámetros de desempeño que logren que este objetivo se cumpla, a saber, tiempo, costo, calidad, seguridad y ambiente, entre otros lineamientos que van en procura de alcanzar los mejores y más altos valores éticos que son característicos de toda nación progresista.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.